San Antonio, 19 de marzo de 2020.- Ayer se realizaron tres reuniones de coordinación en la que participaron autoridades de Salud, de la Gobernación Provincial, la Autoridad Marítima, dirigentes de los trabajadores y los concesionarios para determinar una serie de medidas de prevención frente al COVID-19.

 

En las reuniones se revisó el protocolo para cada concesionario ante la presencia de alguna persona que pudiera presentar los síntomas relacionados al virus y se analizaron los procedimientos que están implementando los terminales portuarios como control de temperatura, uso de mascarillas y sanitización de sectores de aglomeración de personas, entre otros. También se dispuso disminuir la cantidad de trabajadores a transportar en los móviles que usan para desplazarse por el puerto.

 

El gerente general de Puerto San Antonio, Luis Knaak, destacó la importancia de trabajar de manera coordinada respetando las medidas que se vayan adoptando. “Como autoridad portuaria estamos trabajando intensa y coordinadamente con todos los actores para que la operación del puerto continúe de manera segura, en especial para los trabajadores de los tres terminales concesionados. Sin embargo, debemos tener en cuenta que las medidas de prevención que estamos adoptando se deben cumplir para el bien de todos quienes trabajamos en el puerto y nuestras familias”, concluyó.

 

En enero se difundió el primer protocolo operacional portuario, y se han analizado los procesos internos de administración para facilitar el teletrabajo desde los hogares para todas las tareas que se puedan ejecutar en forma remota por las próximas dos semanas. En esta misma línea, las reuniones de planificación naviera y asignación de sitio se están desarrollando de manera on line

Asimismo, los terminales concesionados han implementado mejoras en sus procesos para evitar posibles contagios y han reforzado las medidas de prevención con sus trabajadores: por ejemplo, se ha dispuesto la sanitización de los equipos antes y después de los turnos y se ha establecido el uso de mascarillas y guantes en zonas específicas. 

En el documento físico entregado por la capitanía de puerto figuran instrucciones sanitarias para la recalada de naves con el fin de dar continuidad a las operaciones de transferencia de carga y logística.

 

En ese sentido, queda prohibido el embarque y desembarque de extranjeros para todo tipo de naves. Las tripulaciones de los buques mercantes que lleguen a nuestros muelles no podrán bajar a tierra. 

 

Respecto al personal que se desempeña en transferencia de carga, práctico o traslado en lanchas, deberán disponer de alcohol gel, elementos para el lavado de manos, mascarillas y guantes. Además, se recalcó la instrucción de minimizar el contacto con las tripulaciones. 

 

El texto concluye que todo el personal que participe de faenas y deba entrar en contacto con la tripulación de la nave, tendrá que contar con EPP e implementos de higiene.