Desde los siete años que el sanantonino Renato Monsalve practica la disciplina del karate, hoy de 21 tiene un sueño: llegar a la cita deportiva planetaria del próximo año.

Monsalve, que en 2018 fue uno de los ganadores del fondo deportivo que entrega la Empresa Portuaria San Antonio, relató que mantiene un estricto entrenamiento a base de una dieta controlada, acondicionamiento físico y práctica de karate en horas de la semana, lo que además debe dividir con sus estudios de Ingeniería Civil Industrial, carrera que cursa en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

“Actualmente soy cinturón negro segundo dan y el entrenamiento tiene bastantes resultados. Antes estuve en torneos en San Antonio, instancias en las que logré primeros lugares. También obtuve buenos resultados a nivel universitario y me eligieron mejor deportista de karate de la región. En el último torneo que participé quedé cuarto, fue un nacional en junio”, dijo. 

En ese sentido, aclaró que el camino para Tokio 2020 no es fácil, puesto que en karate “la competencia es dura. Estoy esperando las inscripciones para la serie A que es en enero, esto me permite juntar puntos para ir a los juegos olímpicos. Hay buenos competidores, cada vez aumenta más la dificultad, pero hay que estar enfocado, entreno de lunes a viernes y siempre participo en campeonatos”. 

Desde su reflexión más profunda, Monsalve aclaró que “paso a paso se logran los objetivos. De a poco uno va cambiando de categoría y en definitiva ve si quiere esto para su vida o no. Yo me federé en 2016 y quiero el karate para varios años más. También agradezco el apoyo que me entrega Puerto San Antonio. El deporte se debe difundir, San Antonio tiene mucho potencial”. 

Por su parte, el gerente de Asuntos Públicos de la empresa portuaria, Carlos Mondaca, compartió la opinión del joven sobre el potencial de la provincia en esta materia y agregó que “hay disciplinas que requieren mucha dedicación, una de ellas es el karate y como empresa portuaria estamos orgullosos de poder aportar a su desarrollo, además de ver crecer a todos nuestros deportistas”.

Karate1