Mostrar al puerto, pero desde el punto de vista humano de quienes realizan las operaciones ha sido el foco -durante los últimos años- de la estrategia comunicacional y de relacionamiento con la comunidad del Puerto de San Antonio. La apuesta ha propiciado una mayor interacción y conocimiento de la actividad portuaria, a pesar de las restricciones que, por seguridad, tienen los “ciudadanos de a pie” para ver in situ el desarrollo de las faenas.

“Como Autoridad Portuaria nosotros administramos los contratos de concesión, pero eso está lejos de ser un rol pasivo; es un rol activo. Dentro de las cosas que tiene que hacer la Autoridad Portuaria, a la que vemos siempre muy preocupada de la logística, de optimizar los flujos del puerto, también está el deber preocuparse del entorno y, ante eso, la respuesta es fácil, si al concesionario le va mal a la Autoridad Portuaria le irá igual y, eso, a la larga, repercute en la ciudad y sus vecinos. Por tanto, nosotros velamos porque se mantenga ese equilibrio”, comentó Carlos Mondaca, gerente de Asuntos Públicos de la Empresa Portuaria San Antonio y vicepresidente para América Latina de la Asociación Internacional de Ciudades Portuarias, entidad internacional dedicada a fortalecer la relación…

¿Cómo mantienen ese equilibrio entre el desarrollo económico del puerto y su rol más social?…

La Empresa Portuaria San Antonio se relaciona con el entorno para acercar al puerto a la ciudad, porque somos unos convencidos de que el Código ISPS no puede ser las excusa o un impedimento para que la gente conozca su puerto. Entendemos que, por motivos de seguridad, no todos pueden subirse a una grúa, pero nosotros que sí podemos hacerlo, podemos mostrar lo que pasa arriba de esa grúa, pero nosotros que sí podemos hacerlo, podemos mostrar lo que pasa arriba de esa grúa, pero antes que eso, mostramos a quien protagoniza esa acción.

Fuente PortalPortuario