Entre este viernes y sábado los artesanos del Paseo Bellamar recibieron una nueva ayuda por parte del Puerto San Antonio que, entre sus trabajadores, organizó una entrega solidaria de canastas familiares. Esta iniciativa nació al escuchar las dificultades que han tenido locatarios debido a la pandemia, quienes, desde marzo, han visto drásticamente disminuidas sus ventas.
Fueron en total 57 grupos familiares los beneficiados con la canasta, que contenía alimentos no perecibles y productos tanto de aseo como higiene personal. El objetivo es que este apoyo ayude a hacer frente a las dificultades y carencias que los locatarios de negocios de artesanías y alimentos preparados del Paseo Bellamar, han debido sufrir, dado que no han podido cumplir con sus expectativas de venta desde hace ya tres meses.
Las cajas comenzaron a entregarse el viernes, día en que 40 familias resultaron beneficiadas con el aporte del puerto, y el sábado se entregaron las 17 restantes. Esta acción fue realizada presencialmente por personal portuario, quienes se encontraron con personas alegres de recibir esta ayuda.
Patricia Arellano es locataria del Paseo Bellamar, se dedica a trabajar con tejidos y vende artículos especialmente durante la temporada de turistas. La mujer de 63 años afirmó que la ayuda fue inesperada, pero muy bien recibida por parte de todos.
“Estamos en una situación crítica los comerciantes del Paseo Bellamar. Llevamos tres meses y medio sin poder trabajar, pero el Puerto San Antonio nos ha dado muchas facilidades. Estamos muy agradecidos por lo que han hecho por nosotros y les agradezco en nombre de todos los locatarios”, mencionó Patricia.
Desde Puerto San Antonio indicaron que esta iniciativa viene directamente desde la institución y sus trabajadores, quienes comprenden la situación que está viviendo el país y están constantemente trabajando y preocupándose de la comunidad. Este compromiso fue el que motivó a la institución a ir en ayuda de las familias que se han visto seriamente afectadas por el Covid-19.
Cabe destacar que estas canastas familiares no son la primera ayuda que los locatarios reciben de Puerto San Antonio, el cual ha contribuido también mediante sanitizaciones de sus distintos puestos, reforzamiento de la seguridad de sus locales para evitar robos, a lo que suma una rebaja en los costos de arriendo el cual tuvo una rebaja del 90% de su valor.