Mantener la continuidad operativa en el puerto de San Antonio requiere de la coordinación de todos los actores logísticos, y en ese sentido, los procesos de carga y descarga de contenedores en los terminales deben pasar por el Control Radar, herramienta tecnológica encargada de monitorear a las grúas portacontenedores y tractocamiones en sectores determinados.

De esta forma lo explica el supervisor radar Luis Catalán (31), quien hace más de diez años desempeña funciones en Muellaje STI.

“Estamos en el edificio de operaciones y todo se controla por medio de un sistema de computación. El área de patio nos asigna los espacios en el terminal según la cantidad de contenedores de la nave y luego nosotros vemos la distribución. La idea es que el trabajo sea fluido durante los turnos”, dijo Catalán.

Además, agregó que “la distribución debe ser en base a los tipos de carga y de manera segregada para llevar un orden. Este es un sistema por computador que envía de manera automática las tareas”.

Respecto a la comunicación, el trabajador aclaró que los equipos de radiofrecuencia y el correo electrónico son fundamentales a la hora de coordinar con el resto de los supervisores del terminal, a quienes se les informa en caso de que exista alguna irregularidad en las operaciones.

“Tenemos contacto con supervisores de Muellaje del Maipo, de patio y con el superintendente de la nave. Ellos están en el turno programando y nosotros ejecutamos. Hay que estar atento a que las máquinas estén trabajando, que los camiones lleguen al área para descargar y que los contenedores tengan su zona asignada. Acá hay mucho trabajo en equipo”, aseguró el sanantonino.

Con seis años trabajando en Control Radar de STI, Karen Rojas comparte la opinión de su compañero y comenta que “nosotros tenemos contacto directo con el operador de portacontenedor. Nos desempeñamos en pareja y siempre hay una dotación fija. Por ejemplo, un Vessel Planer, que ve la parte documental de la nave, y unsupervisor radar”.

Asimismo, aclaró que una falta de concentración podría significar una serie de problemas en el proceso logístico, por lo que es de gran relevancia estar siempre alerta.

“Se puede ver perjudicado el rendimiento de la nave por falta de fluidez y eso a uno le puede generar mucho estrés dentro del turno, hay que tratar de que eso no pase. Mientras exista buena comunicación prácticamente no hay problemas. Los equipos son muy profesionales”, acotó.