El sanantonino de 17 años y promesa del ajedrez, Sebastián Alvarado Muñoz, continúa moviendo sus piezas. Quien fue uno de los ganadores del fondo deportivo de la Empresa Portuaria San Antonio, actualmente se encuentra participando en un torneo semestral con sede en Temuco, logrando en la primera fecha un segundo lugar frente a más de 40 competidores categoría sub-18.

«Este es un torneo que dura todo el año y se van sumando puntos a medida que uno va avanzando. Ahora tengo que esperar un mes más para volver a participar. Había buenos competidores, se cometieron algunos errores, pero traté de dar lo mejor», explicó el joven deportista.

Sebastián, que cursa tercero medio en el Liceo Nacional de Llolleo, comentó que debe dividir los tiempos entre el estudio y su pasión por el ajedrez. «Entreno con un profesor y de manera autónoma. He mejorado mi nivel», acotó. Asimismo, aclaró que sus padres han sido un gran apoyo para poder cumplir sus objetivos deportivos.

«Actualmente voy sexto en el ranking nacional y mis padres me han ayudado mucho. Estoy muy agradecido de ellos y de la empresa portuaria por todo el apoyo», dijo.

Un aspecto que recordó de su vida fueron sus inicios en las mesas de ajedrez, que tienen como protagonista el concurrido Paseo Bellamar de la ciudad puerto y su padre, que le enseñó sus primeros movimientos, que posteriormente se transformarían en copas, medallas y primeros lugares.

«Él me enseñó a mover las piezas, mi padre forma parte de esta historia en el Paseo Bellamar desde mis ocho años. Ahora, más grande, mi sueño es ser el mejor y para eso hay que entrenar mucho», comentó.

Por su parte, el gerente de Asuntos Públicos de Puerto San Antonio, Carlos Mondaca, extendió sus felicitaciones al sanantonino y sostuvo que «con los fondos deportivos lo que se hace es precisamente esto, reconocer a grandes exponentes de la provincia, descubrirlos y ayudar a difundir las disciplinas».

Los talleres de Sebastián

Este año el joven sanantonino tomó la decisión de impartir un taller de ajedrez en su liceo, en el que actualmente participan estudiantes de segundo, tercero, sexto y octavo básico.

«Todo partió porque en el colegio había compañeros que jugábamos y tratamos de difundir el ajedrez. Con los alumnos partimos por lo básico y luego les enseño estrategias. Son total 40 alumnos en el taller», sostuvo el deportista.

Además, aclaró que este año pudo realizar un curso para ser árbitro y ser reconocido como tal por la federación. «En el liceo me apoyan bastante y para los talleres también. Tengo mi título de árbitro regional», concluyó Alvarado.

Share This