PUBLIPOST

El problema es simple y ya es conocido: La pesca de arrastre en la especie jibia amenaza la reproducción de la especie, ya que captura indistintamente ejemplares juveniles y ejemplares adultos. Mientras que el aparejo Poteras tiene mucha mejor selección, es decir, captura casi sólo ejemplares adultos, por tanto, en términos de la sustentabilidad y del enfoque precautorio de la ley de pesca, resulta claro que eliminar el arrastre en la jibia es una decisión sabia.

 

Informe final de evaluación directa de Jibia zona centro sur, Mayo 2017, IFOP Página 49

“En lo que respecta a la selectividad del arte de pesca y en particular en la pesca con poteras, estas muestran un alto grado de selectividad capturando en un 96% ejemplares mayores a 70 cm de longitud del manto, mientras que la red de mediagua muestra una persistente presencia de individuos de talla menor a 70 cm”

 

Votar a favor de este proyecto tiene razones técnicas y políticas, y me gustaría hacer un punto importante:

 

  • Fue la organización de pescadores artesanales, a través de la Coordinadora Nacional de Jibieros y otras, quienes desde hace más de 6 años pusieron este tema en el tapete.
  • Gracias a sus gestiones y el guante recogido por los diputados Núñez y Torres ingresó este proyecto en 2014, y recién hoy 4 años más tarde, estamos por votar el primer trámite legislativo.

 

Más allá de lo evidente que resulta la lentitud para aprobar leyes sencillas, que el sentido común indica que van en la dirección que todos queremos, es decir, sostenibilidad en la actividad pesquera, aprobar sigue siendo clave.

 

Me gustaría darle mis más sinceras felicitaciones a todas y todos los pescadores artesanales, quienes han debido dar una larga pelea por un avance, que hoy tiene como resultado esta votación.

 

Quiero reconocer a los pescadores artesanales de San Antonio, de Puertecito y Caleta Pacheco Altamirano, y también de Caleta El Membrillo, de Caleta Portales, de Coquimbo, de Tirúa, Llico, Tubul, Quidico, Lebu, Isla Mocha y tantos otros lugares, donde la organización contra viento y marea ha logrado que lleguemos hasta este punto.

 

Me detengo para hacer un reconocimiento a la organización de pescadores y decirles que gracias a su esfuerzo hoy podemos dar un paso que nos permitirá acercarnos a terminar con el arrastre en la jibia. Y así comenzar a construir una legislación pesquera sostenible económica, social y ecológicamente.

 

Camila Rojas

Diputada

Share This