Hapag-Lloyd anunció que este año volverá a efectuar inversiones para mantener y expandir su stock de contenedores, totalizando un pedido de 7.700 unidades reefer de última generación, siendo mil de ellos construidos en la Maersk Container Industry de San Antonio, Chile. 

De acuerdo a la naviera, la inversión consta de 7 mil unidades de 40 pies y 700 de 20 pies. De ese total, mil nuevos contenedores estarán equipados con tecnología de “atmósfera controlada”, lo que ralentiza el proceso de maduración de varios tipos de fruta, facilitando su transporte a destinos alejados.

La producción de estos nuevos equipos comenzará este mes y, según la naviera alemana, “por primera vez, 1.000 de los nuevos contenedores de 40 pies serán fabricados en una planta en San Antonio, Chile, una región en la que existe alta demanda. Como resultado, será posible reducir el desplazamiento necesario de contenedores vacíos desde sitios de producción alternativos, lo que ahorra tiempo y dinero en términos de transportes vacíos”.

“Después de la fusión con UASC en mayo pasado, Hapag-Lloyd ha vuelto a crecer significativamente en el mercado de refrigerantes”, afirmó Anthony J. Firmin, Director de Operaciones de Hapag-Lloyd.

“Con estos nuevos pedidos, estamos ampliando esta posición e invirtiendo en una flota eficiente y moderna, así como en la expansión de nuestro producto más reciente, ‘ExtraFresh Plus’, para satisfacer las necesidades de nuestros clientes en todo el mundo”, añadió.

Trabajando en conjunto con los proveedores, Hapag-Lloyd ha refinado su tecnología de “Atmósfera Controlada”. Su tecnología “ExtraFresh Plus” permite transportar frutas extremadamente sensibles, como arándanos y lichis, al nivel deseado de calidad y grado de madurez.

Fuente www.portalportuario.cl

Share This